¿Cuáles son los “crímenes” que se cometen a través de Internet y más preocupan a los especialistas? Artículo de Sebastián Alvornoz

http://www.informaticalegal.com.ar/2011/11/28/¿cuales-son-los-crimenes-que-se-cometen-a-traves-de-internet-y-mas-preocupan-a-los-especialistas/

¿Cuáles son los “crímenes” que se cometen a través de Internet y más preocupan a los especialistas?

La Jefatura de Gabinete creó una comisión para asesorar en materia procesal, pero hay diversos ilícitos que se llevan adelante en el mundo virtual y los especialistas consideran que deben ser castigados. Algunos están legislados y otros no. Cuáles son esas conductas.

Por Sebastián Albornos, iProfesional

El crecimiento de la conectividad a Internet en la Argentina durante los últimos años -mayor a la media mundial- y la gran difusión de las redes sociales, donde hay más de 10 millones de cuentas de Facebook, provocaron un incremento en los delitos que se cometen a través de la red.

Usuarios desprevenidos, jóvenes y niños son las víctimas más recurrentes, entre otros motivos, por la gran información que vuelcan en las redes sociales, correos electrónicos y en distintas páginas donde se le solicitan los datos.

A modo de ejemplo, según la agencia EFE, el pasado jueves seis personas fueron detenidas en Estonia acusadas de operar una red que infectó con “malware”, o software malicioso, más de 4 millones de computadoras en casi 100 países y robó al menos u$s14 millones en pagos fraudulentos.

El mencionado software permitió a los “piratas informáticos” romper la barrera de seguridad de cada computadora y controlar la navegación en Internet para luego desviar las búsquedas a páginas web por las que el usuario efectuaba un pequeño pago cada vez que hacía clic en ellas.

Sin legislación
Muchas de estas modalidades delictivas no están legisladas en la Argentina ni se sabe como resolver estos problemas una vez que fueron denunciadas. Por ese motivo, la Jefatura de Gabinete y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos crearon la Comisión Técnica Asesora de Cibercrimen.

Dicha comisión formulará una propuesta en relación con aquellas cuestiones procesales que se requieran para hacer efectiva la lucha contra el cibercrimen y el tratamiento de las evidencias digitales.

Uno de los miembros de la comisión, que el pasado jueves sumó uno nuevo luego de una resolución de la Jefatura de Ministros, el fiscal Ricardo Sáenz explicó a iProfesional.com que “hay varios delitos que pueden cometerse sustituyendo la identidad del titular de una cuenta de correo electrónico, de una cuenta bancaria o de un perfil de las redes sociales”.

Se busca castigar “desde el hacerse fraudulentamente – a través de un virus- de los datos de otra persona como el usuario y la contraseña, y usar su cuenta de comunicación electrónica, o transferir online dinero de su cuenta bancaria, hasta crear un perfil falso en una red social y desde allí cometer algún delito (por ejemplo, amenazar, extorsionar), todas son conductas que llamamos “robo o sustitución de identidad”, explicó el fiscal.

Luego señaló que “aunque las conductas posteriores a la sustitución de identidad, como las amenazas o las estafas electrónicas, puedan ser delito, debería preverse en el Código Penal que también lo sea la sola adopción de características, atributos, o datos de otra persona, ya que estas maniobras son el antecedente de otro ilícito”.

En ese sentido, Fernando Tomeo, socio del estudio Abieri, Fracchia & Tomeo, indicó que “el cibecrimen requiere de una legislación integral en la Argentina, con la correspondiente modificación del Código Penal, en atención al impacto que las nuevas tecnologías generan sobre una realidad que se ve modificada con velocidad imparable. Las tecnologías avanzan y el derecho llega tarde”.

Conductas a legislarse
De acuerdo a los especialistas consultados por este medio, se deberían poner especial énfasis en los siguientes ilícitos:

• Grooming: consiste en la conducta engañosa llevada a cabo por un adulto a través de una comunicación electrónica,con la finalidad de ganar la confianza de un menor y así obtener imágenes eróticas o pornográficas de él o, incluso, un encuentro personal con alto riesgo de abuso sexual real. Ya hay un proyecto con media sanción en el Senado que trata sobre este tema.

Una situación habitual en este caso es que la obtención de las imágenes puede provenir de una extorsión al niño, o de la relación de confianza entablada. Muchos de ellos se generan en la introducción de un virus en la computadora del menor, que le envía al abusador la clave usada por el niño en algún servicio de mensajería, y con ella lo extorsiona con cambiarla y no “devolverle” la cuenta si no cumple con su voluntad.

• Cyberbullying: es el hostigamiento a través de las vías de comunicación electrónicas que comparten los niños, especialmente las redes sociales, en general como la continuación de las conductas de bulling llevadas a cabo en persona en los colegios.

De esta manera, el acoso que antes terminaba a la salida de la escuela ahora persiste todo el tiempo en la vida virtual.

“No propongo que la solución de este problema sea incluirlo en el Código Penal, pero es ya clásica su inclusión en el catálogo de riesgos que afectan a los menores de edad a partir de la difusión de las nuevas tecnologías”, explicó el fiscal Sáenz.

“El abordaje de esta problemática abarca a los jóvenes, tanto en la escuela como en toda su vida social y familiar, yno es ajena a la tendencia que se manifiesta en los últimos años, donde la violencia es un modo de expresión de conflictos interpersonales en todos los órdenes”, agregó.

• Usurpación de identidad online: la creación de perfiles falsos puede encubrir conductas de pedofilia o acciones de fraude a terceros. La usurpación vía Facebook o Twitter se reproduce a diario y, en muchos casos, afecta a personajes famosos o artistas cuya figura es utilizada por el usurpador con fines ilícitos, que van desde la estafa hasta acciones de abuso sexual, sin perjuicio de la afectación de derechos personalísimos en el orden civil como la imagen personal o el derecho a la intimidad.

“Es evidente que si un famoso es usurpado en su identidad, el impostor podrá reunir a cientos de miles de fanáticos en una red social y, por ejemplo, enviarles enlaces maliciosos para generar cualquier acción de fraude que incluirá al afectado que, eventualmente, tendrá que salir a explicar situaciones en las que nada tuvo que ver”, explicó Fernando Tomeo.

• Phishing: es una modalidad de estafa informática que requiere de una adecuada tipificación que establezcasanciones para aquellos que “pescan” información confidencial (claves de acceso, números de tarjetas de crédito, entre otros) para defraudar a terceros con amplio impacto en el patrimonio de las víctimas.

“El bien jurídico tutelado es la propiedad y el patrimonio individual y podría incluirse como una nueva modalidad de defraudación en el artículo 173 del Código Penal”, agregó el socio del estudio Abieri, Fracchia & Tomeo.

• Sexting: es la conducta de tomar fotos o videos de relaciones íntimas entre los jóvenes, o partes sugestivas de su cuerpo, y luego subirlas a Internet.

“La respuesta penal del Estado no es la más efectiva para encausar esta necesidad que los chicos tienen de expresarse a través de las imágenes“, indicó Sáenz.

Sin embargo, agregó que “muchos de estos comportamientos pueden quedar atrapados formalmente en el delito de distribución de pornografía infantil por medios electrónicos, que se refiere a imágenes de un menor de 18 años dedicado a actividades sexuales explícitas aunque los menores tomen parte voluntariamente de ellas -es decir, no son provenientes de un abuso-”.

Luego señaló que “no son éstas las conductas que el legislador pretendió atrapar con la modificación del artículo 128 del Código Penal sino la distribución de imágenes de pornografía infantil captadas en situaciones de abuso sexual e intercambiadas, generalmente, a través de redes internacionales de pedófilos. Por esta razón, se podría prever una atenuante, o aún eximirlos de pena, cuando la distribución de la imagen pornográfica tuviese las características antes apuntadas“.

En tanto, Facundo Malaureille Peltzer, socio del estudio Salvochea e integrante de la ONG Argentina Cibersegura, señaló que “hace unos años hablar de cibercrimen sonaba a película de Hollywood, pero en la actualidad ya no es así”.

“Desde las organizaciones mundiales privadas y públicas se está trabajando para combatirlo y la mejor manera de hacerlo es desde el plano de la educación“, agregó.

En ese aspecto, concluyó que “hace falta un plan nacional de concientización en el uso de Internet para reducir la posibilidad de ser víctima de alguno de esos ilícitos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: